Tres figuras que pretenden representar a los Reyes Magos y hacen un corte de mangas. Esa es la felicitación, que obvia por supuesto el concepto navideño aunque se valga de esa celebración, que ha elegido y difundido la Concejalía de Igualdad y Diversidad (lo mismo te digo una cosa que la contraria) del ayuntamiento de A Coruña. La recibieron todos los trabajadores de la concejalía dependiente de Rocío Fraga, la mayoría de ellos la recibieron con estupor, algunos con indignación.

El laicismo institucional del ayuntamiento de A Coruña incluye faltar al respeto a los creyentes. A los católicos, obviamente. El mismo gobierno que excluye las celebraciones de la religión mayoritaria en la población a la que se debe y las saca del ámbito tradicional y público para llevarlas al privado, recurre sin pudor a la inconografía cristiana cuando se trata de utilizarla para lanzar sus mensajes o para ridiculizarla. 

“Las políticas de igualdad son una carrera de largo recorrido, sabemos también que estas son imprescindibles siqueremos avanzar hacia una ciudad inclusiva que no deje a nadie atrás y en la que los derechos de todas y todos estén garantizados; donde la diversidad, sea funcional o cognitiva o de cualquier otra índole -como la económica, la cultural, la religiosa o la afectiva- no solo tenga reconocimiento sino que sea tomada como un valor”. La parrafada salió de labios de Xulio Ferreiro en septiembre de 2016 en la presentación de un evento por la integración. Rocío Fraga estaba al lado. Fomentar y difundir desde su concejalía de pomposo y contradictorio nombre un mensaje como el que emite no parece muy inclusivo hacia quienes creen o profesan la religión cristiana.

Así que el oro, el incienso y la mirra se sustituyen por un corte de mangas, las caras de los magos de Oriente por unas figuras malencaradas en aras de una diversidad mal entendida. ¿Alguien se imagina una representación tan irreverente con deidades o símbolos de otras religiones? ¿Tendría la concejala arrestos a felicitar “las fiestas” con una caricatura similar? Y por cierto: ¿Qué fiestas celebra? ¿No sería coherente que el 25 de diciembre estuviese en su puesto de trabajo o, al menos, patrullando la ciudad?