Naturgy ha pedido el cierre en 2020 de la central térmica de Meirama. La medida afectará a unos 180 puestos de trabajo, 77 de plantilla y un centenar de auxiliares. Para los primeros, compromete 40 recolocaciones y 37 salidas pactadas. La compañía prometió hace más de tres años, en 2015, una inversión de casi 100 millones de euros para adaptar la factoría, pero esa cuantía nunca se llegó a ejecutar, por lo que tampoco se desarrollaron las actuaciones de renovación tecnológica.

La firma asegura haber diseñado “un plan de adecuación” para los 77 trabajadores de Meirama, que “contempla la recolocación de una gran parte de ellos y salidas pactadas para el resto”. En concreto, “casi 40 de los 77 empleados”, dice, “seguirán vinculados a la empresa, participando en los trabajos de desmantelamiento o siendo ubicados en otras unidades de la compañía”. El resto de trabajadores “se desvincularán de la compañía a través de salidas pactadas”. Además, afirma, propondrá a las empresas auxiliares de la comarca “continuar trabajando para los nuevos proyectos renovables de Naturgy que sustituirán a la térmica”.

El plan “alternativo” que la empresa anuncia para “la zona” es uno en el que “ya se está trabajando” y que “constará de la construcción de un parque eólico adicional en Meirama”, con una potencia que fija en unos 65 megavatios.

En una primera fase, según explica, este centro tendría una producción de biometano e inyección a la red de 4 millones de metros cúbicos anuales, además de “la posibilidad futura de ampliación a una planta de mayor escala una vez evaluada su viabilidad”. “El desarrollo eólico, junto con el de gas renovable, podrían alcanzar una inversión de alrededor de los 80 millones de euros, adicionales a la inversión que ya se había previsto en el plan estratégico de la compañía para Galicia”, señala.

El conselleiro de Economía, Emprego e Industria, Francisco Conde, ha señalado a Naturgy y al Gobierno central que preside Pedro Sánchez como los “dos responsables claros” del cierre de la central térmica de Meirama. Conde ha acusado a Naturgy de “incumplir, una vez más, sus compromisos con Galicia”, con lo que, a su juicio, “le da la espalda a su posición” en la comunidad. Al Ejecutivo socialista le ha responsabilizado de apostar “desde el primer momento” por el cierre de las térmicas, en el marco de una transición energética “que en estos momentos tan solo está generando perjuicios” en la economía.

El titular de Economía de la Xunta ha criticado que el Gobierno de Sánchez “está impulsando una transición energética sin dar respuestas desde el punto de vista de las tecnologías, desde el punto de vista energético ni tampoco desde el impacto en el empleo”. “En estos momentos estamos teniendo un impacto negativo, destrucción de empleo, sin que el Gobierno tenga ningún tipo de respuesta”, apuntó.