Pocas empresas se desarrollan en Galicia al ritmo que lo hace Greenalia, una compañía coruñesa que no solo crece sino que diversifica su actividad en un campo como el de las energías renovables donde hay muchos folios en blanco por escribir. Su plan estratégico pasa por invertir en plantas de biomasa, eólicas y fotovoltáicas, energías limpias que ayudan a preservar el medio ambiente y contribuyen a prescindir de las agotables y contaminantes. Y parece rentable porque Greenalia ha crecido un 294% en el poco más de un año que lleva cotizando en el Mercado Alternativo Bursátil y ya apunta al Mercado Contínuo. 

Entre 2019 y 2013 la empresa tiene la previsión de invertir más de mil millones de euros para crear plantas generadoras de energía verde y convertirse en una de las principales referencias del sector a nivel continental. En Teixeiro ya se trabaja en la construcción de una planta para aprovechar residuos forestales y generar con ellos energía eléctrica. Esta factoría de biomasa estará en funcionamiento en el año 2020, generará unos 500 puestos de trabajo y se levantará sobre una parcela de 100.000 metros cuadrados. Entre los planes de Greenalia se encuentran construir factorías similares en Vilalba y en las localidades asturianas de Villaviciosa y Tineo.

Pero además Greenalia ha cerrado la financiación para acometer su Proyecto Eolo, que construirá ocho parques eólicos en Galicia. El Banco Santander está detrás del músculo económico para esta iniciativa. Porque Greenalia llama la atención de los principales inversores que valoran su capacidad para crecer todavía más, la seriedad de la que hace gala en todos sus movimientos o el apoyo del Banco Europeo de Inversiones, que ha confiado en la iniciativa de biomasa en Teixeiro dentro del conocido como “Plan Juncker”. Tiene además la empresa un pedigrí que ofrece confianza porque fue de las primeras empresas en apostar, hace ya más de una década, de manera nítida por el sector de la mano de su CEO Manuel García Pardo, de larga trayectoria en el sector forestal y energético.

El plan de crecimiento de Greenalia se recorre a partir de sus ingresos y se radica en una comunidad como la gallega que es líder en recursos forestales, pero también busca alternativas en otras localizaciones como Extremadura o Andalucía para trabajar allí la producción de energía fotovoltaica. Además mantiene abierta una linea de negocio logístico para el almacenamiento, manipulación, carga y transporte de sus productos forestales a sus clientes.