Jornada negra para Abanca este martes. Sus más de dos millones de clientes no pudieron retirar dinero de los cajeros y además el servicio de banca electrónica a través de internet estuvo también inutilizable. A pesar de que el banco aseguró que se podía pagar en comercios y retirar dinero de otros cajeros algunos establecimientos reportaron problemas si se empleaban tarjetas de crédito.  

El fallo tecnológico afectó a más de dos millones de clientes, la mayoría de ellos en Galicia. El banco heredero de la fusión de cajas gallegas Novacaixagalicia, cuenta con 622 oficinas, de las cuales 502 están situadas en Galicia y 120 en el resto de España, y 1.059 cajeros

Abanca emitió un mensaje a mediodía a través de las redes sociales en el que informó de que sus “servicios a distancia no están disponibles”, si bien estaban “trabajando para solucionar el problema”. El aluvión de quejas de clientes afectados fue incesante durante tosa la jornada. Por la noche hubo otra comunicación: “Seguimos trabajando para solucionar el fallo en las comunicaciones. Iremos reestableciendo los servicios paulatinamente. Mientras, si necesitas retirar efectivo puedes hacerlo en cualquier red de cajeros y te devolveremos las comisiones generadas”.

Todo ello sucedió en un día en el que Abanca anunció su renuncia a formular una Oferta Pública de Adquisición (OPA) de acciones sobre Liberbank, que sigue trabajando en la operación de fusión por absorción con Unicaja.