Tener un alcalde en A Coruña con un jefe de Vigo tiene estos inconvenientes: no conocer el terreno que pisas. O directamente no pisarlo. El ahora aspirante a concejal, Iago Martínez, publicó un tuit en el que se vanagloria de que “un elevador no miradoiro dos Castros garantirá a accesibilidade universal á parte alta do barrio”. Pequeño detalle: el ascensor no está en el mirador.

Entra dentro de lo probable que Martínez no sepa donde está el mirador, incluso que no sepa donde está el barrio de Os Castros, quizás un lugar de pasó para él en su tránsito desde su centro de trabajo a su burgués lugar de residencia en un concello vecino.

Mientras los coruñeses que precisan un ascensor en sus edificios deben pasar un calvario para conseguir una licencia que le permita comenzar las obras, el ayuntamiento coruñés en plena resaca de la Marea se lanza a presentar proyectos, castillos en el aire o, en este caso, ascensores en una tierra que se desconoce, apenas una maqueta, un dibujo. Realidad virtual.