El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, adelantó las primeras estimaciones del Instituto Gallego de Estadística sobre la evolución de la economía gallega en el año 2018 y destacó el dato de crecimiento de la Comunidad, del 2,8%, que calificó como excelente y explicó que esta cifra, que está por encima de la del Estado y del promedio de la Eurozona, supuso la creación de 19.000 empleos a tiempo completo. Además, dijo, se superaron las previsiones establecidas en el Plan estratégico para período 2015-2020 del 2,5% y se cumplieron las estimaciones macroeconómicas del Gobierno gallego.

En ese sentido, el presidente de la Xunta señaló los factores que explican este bueno comportamiento económico. El consumo, con un incremento del 2,2% con respecto al año anterior, la formación bruta de capital, un indicador que mide el impacto de las inversiones empresariales y que creció un 7% y las exportaciones que avanzaron un 3,4% más que el conjunto de la economía gallega. En definitiva, dijo, nuestra Comunidad continúa creciendo con fuerza, convergiendo con los países de su entorno y creando empleo de calidad.

A continuación y en otra orden de cosas, el mandatario gallego, prosiguió su discurso dando a conocer la nueva Estrategia de responsabilidad social empresarial. Una hoja de ruta que según indicó impulsará hasta el año 2021 un total de 30 medidas para construir una Galicia más igualitaria, responsable y competitiva que se estructurará en tres ejes: empresas con valores, administraciones con valores y sociedad con valores. “La Xunta tiene que ser la primera en dar ejemplo” añadió.

En lo tocante a la inversión, Feijóo explicó que este plan contará con un presupuesto de 50 millones de euros para, entre otras cuestiones, fomentar compromisos económicos, ambientales y sociales; promover comportamientos voluntarios en las empresas que vayan más allá de la legislación vigente; integrar conductas responsables y favorecer un diálogo abierto y transparente con los grupos referentes en esta materia.

El presidente de la Xunta hizo hincapié en los objetivos de la citada estrategia que pasarían por incrementar un 15% el nivel de conocimiento de la responsabilidad social empresarial, aumentar un 65% el número de firmas con un alto grado de implantación, incrementar un 25% los planes de igualdad, reducir la brecha digital un 25% o conseguir un crecimiento del 15% en la oferta de contratos públicos que incluyan cláusulas sociales.