El modificativo de crédito Juan Palomo de la Marea es una realidad gracias a los votos del partido socialista, que se olvidó de las exigencias anunciadas en su día e hizo como si nunca las hubiera mencionado. El modificativo ya hecho y sin negociar fue objeto de enmiendas en los últimos días, en un vago intento por parte de la Marea de eliminarle su carácter dictatorial. Los socialistas mostraron su enmienda, pero ahora les da igual. Yoya Neira denunció en su día tanto el carácter no negociable del modificativo como el destino de parte de sus fondos: «Queremos incorporar estos fondos para a otros trabajos realizados por empresas y profesionales», comentó, refiriéndose al casi millón de euros destinados al IMCE (Instituto Municipal Coruña Espectáculos).

Resulta que el Concello sí ha aprobado este destino. Y el PSOE lo apoya «por responsabilidad», dice Neira. 950.000 euros dedicados para fiestas, con el voto favorable de los socialistas. Una contradicción antológica. Mientras, el BNG se abstenía y el Partido Popular votaba en contra de la medida. Ahora el presupuesto del IMCE será de 5,5 millones, porque 4,5 debían ser insuficientes. No faltó tiempo, eso sí, para que la portavoz socialista se llenara la boca: «Dijo hacer frente a los gastos obligatorios con el presupuesto prorrogado», comentó, dirigiéndose a la concejala de Hacienda. «Le dijimos que el Ayuntamiento sí tenía capacidad y tres meses más tarde nos dan la razón». El orgullo por las nubes.

Todo a cambio de un sencillo precio: el voto a favor de la Marea a una enmienda por la cual se otorguen unos pocos fondos a varias asociaciones: 130.000 repartidos entre Aclad, ALAS Coruña, Gallaecia Viva, Padre Rubinos, Antonio Noche, Coro Cantábile y Lescoru. Al Partido Popular, evidentemente, ni agua. Fueron tres las enmiendas de los populares, todas rechazadas. También la que solicitaba destinar cerca de un millón de euros a la mejora de los campos de la Torre. Quizás sea porque el único deporte que le gusta a Marea es andar en bici.

Por otra parte, el Gobierno municipal insistió en su pataleta de no dejar a los integrantes de Proxecto Cárcere entrar al recinto para recoger sus bienes e irse por donde habían venido. El BNG propuso una enmienda para que el Estado consiguiera la cesión definitiva del edificio, y a la vez ocuparse de su mantenimiento, pero cometieron el terrible error de incluir en ella el permiso para que Proxecto Cárcere recuperara sus cosas. Claudia Delso (investigada judicialmente por el mismo tema) se negó en rotundo. Rosa Gallego, del Partido Popular, no se mostró ajena al asunto: «Pasaron de formar parte de la plataforma y convocar un concurso a medida a de repente tratarlos como si fueran delincuentes». Por otra parte, la aprobación del modificativo permitiría teóricamente abrir camino a proyectos como el del viaducto de la ronda de Nelle o la piscina de O Castrillón. La experiencia dice que todavía hay que esperar por la práctica.

Mañana más…