«Xente de palabra», dicen llamarse, pero la lista de promesas incumplidas anunciadas durante aquel 2015 de color de rosa evidencia cada vez más las vergüenzas del consistorio coruñés. Marea Atlántica incluyó entonces, entre muchas otras ideas, la reforma integral de la plaza del mercado de Monte Alto y casi cuatro años después no se ha hecho nada de nada. La obra no tiene ni plazos, y su proyecto no se entregó hasta el pasado marzo. Es la procrastinación en su máxima esplendor. Sí se organizó uno de los famosos concursos de ideas que tanto caracterizan la gestión de Xiao Varela al frente del urbanismo de A Coruña, pero para sorpresa de todos también derivó en chapuza. La única condición era que las propuestas debían afectar al mercado en sí, a la escuela infantil, al aparcamiento subterráneo, al entorno exterior y a los locales de entidades. El ganador de aquel certamen popular se anunció en 2017 y su propuesta de reforma no contó con contrato (cuya redacción se valoró en algo más de 250.000 euros) hasta pasado algo más de un año. Desde María Pita no tardó en llegar la excusa de turno: «Razones presupuestarias». Corría julio de 2018 cuando por fin salió adelante dicha formalización, y el arquitecto ganador estimaba aproximadamente tres meses para la elaboración definitiva del proyecto. Se han convertido en ocho, sin que nadie haya dado ni una explicación.

Tras la promesa de 2015, Marea Atlántica anunció que el montante total para el proyecto ascendía a casi cuatro millones de euros. Quedaba lejos de los 861.000 que planeó el gobierno del Partido Popular, cuyo proyecto fue inmediatamente rechazado por la razón que fuera. El presupuesto del pasado 2018 (actualmente prorrogado para 2019) dedicó un total de medio millón de euros al tema, y la predicción de 2019 contaba con el gasto de otros dos a los que seguiría un último millón y medio en 2020. Todo esto se ha quedado en teoría debido a la incapacidad del actual regidor local de sacar adelante los presupuestos.

En resumen, primero los entonces candidatos anunciaron en 2015 que la remodelación saldría adelante, en 2017 se anunció al ganador del concurso y el contrato no se formalizó hasta 2018, cuando se planeó realizar la obra en el segundo semestre del actual 2019. Lamentablemente para Marea Atlántica, las cuentas del tiempo ya no cuadran. Por si fuera poco, Alberto Lema (edil de Empleo del Concello) avanzó en la última sesión plenaria de María Pita que el mercado de Adormideras también pasaría por una reforma. No acaban una y quieren meterse en otra.