La noticia la destapó El Correo Gallego y muestra una vez más que la nueva política se ha embebido de aquello que tanto tiempo se pasaron denunciando. Compostela Aberta, la marca mareante liderada por Martiño Noriega distribuyó dinero público entre medios afines a través de unas serie de contratos menores que permiten el dedazo con total impunidad.

Se trata de al menos diez convenios que benefician a páginas web de no excesiva difusión para cantar las alabanzas del trabajo de las huestes de Noriega en el ayuntamiento de Santiago o anunciar campañas municipales. Praza Pública recibirá 17.968 euros, casi el tope exigido para que el contrato no pueda ser adjudicado sin publicidad ni sea sometido a libre concurrencia. Sermos Galiza se lleva 10.648 euros, misma cantidad que la revista Coralia. Luzes, la revista que dirigen Manuel Rivas y Josito Pereiro, antes coordinada por Iago Martínez, el vigués aspirante a concejal de A Coruña se embolsa 8.833 euros, menos que Galicia Confidencial, que ingresa 11.979 euros. En fin, la web Lindeiros tiene como aguinaldo 3.933 euros. Nos TV, el canal preferido de los mareantes, se lleva 9.982 euros.

La dotación económica es más que generosa si se considera el carácter residual de estas publicaciones. Los convenios son jugosos y se efectúan en un momento en el que Compostela Aberta está bajo sospecha después de que el Partido Popular denunciase que Compostela Aberta actúa como un “holding empresarial” otorgando contratos a empresas vinculadas a integrantes de su lista electoral o del partido. “Hay indicios que nos llevan a pensar que Compostela Aberta no es una confluencia política sino una confluencia de intereses mercantiles y que su asamblea puede ser un centro de negocios», apuntó el edil Alejandro Sánchez-Brunete