Mucha memoria para la Historia y muy poca para las promesas. El Concello de Xulio Ferreiro se llena ahora la boca con la limpieza de símbolos franquistas en A Coruña, una de las verdaderas prioridades del Gobierno de la Marea Atlántica. Mucho mayor que, por ejemplo, ciertos proyectos urbanísticos, tener una ciudad limpia o generar condiciones para fomentar empleo en ella. Para muestra un comunicado de la propia candidatura de Ferreiro a las cada vez más cercanas elecciones municipales, ingeniosamente titulado Fixemos Memoria para unha cidade máis xusta. En todo caso, selectiva. El manifiesto incluye una grandiosa frase: «Mentres que o goberno de Mariano Rajoy e o da Xunta deixaban a cero os fondos para restitución das vítimas do franquismo, o goberno local da Marea Atlántica púxose mans á obra». Manos a la obra para lo del pasado e inacción continua para lo del presente y el futuro. Demagogia pura de quien pretende ir de salvador de los desvalidos de hace casi un siglo y no es capaz ni de llevar a buen puerto la gestión actual de su propia ciudad.

De todas maneras, si nos detenemos por un momento en los detalles de las autoproclamadas medidas exitosas de Memoria Histórica de Ferreiro podremos encontrar que ni siquiera se ha eliminado la totalidad de los símbolos franquistas de la ciudad. Y tampoco es que solo queden dos o tres. Un informe elaborado por el sociólogo Manuel Monge confirmó que en la ciudad de A Coruña todavía persisten más de un centenar de elementos recordatorios del franquismo. Son nomenclaturas de calles o institutos, esculturas, hijos predilectos, retratos… Algo que curiosamente no menciona el alcalde en su excelente y positivo comunicado.

Sin ir más lejos, el propio Ferreiro trabaja a escasos metros de varios símbolos franquistas que todavía persisten en María Pita. Toda una ironía. Pero que el triunfalista Gobierno del Twitter no decaiga.