Solo habían asegurado una obra en su programa electoral. Pues ni eso. Marea Atlántica continúa su odisea de promesas incumplidas añadiendo a su ya kilométrica lista de mentiras el no-parque del Agra del Orzán, la zona de A Coruña con más población y menos verde (ninguno). Son ya varios los años de protestas de las organizaciones vecinales al ecologista Concello de Xulio Ferreiro, Xiao Varela y compañía, que protagonizan el enésimo caso de palabras sin hechos de la ya casi finalizada legislatura. El Parque del Agra está incluido en el actual plan urbanístico, pero o se desbloquea la situación en mes y medio o será responsabilidad del nuevo Gobierno resultante de las cercanas elecciones municipales.

Mientras, los vecinos del barrio denuncian la escasez de vegetación en la zona y anuncian que retomarán las conversaciones con los ganadores de los comicios. Actualmente el proceso del proyecto está paralizado por dos razones principales: la sentencia judicial que otorga a un sector del terreno modificable la condición de suelo urbano consolidado y los oscuros intereses de dos organizaciones que quieren de todo menos el parque: el Ministerio de Medio Ambiente de Pedro Sánchez y, sorpresa, el propio Concello.

La especulación es la reina, y los vecinos intentan llamar al sentido común: “¡Ahí no hay que construir nada! Las cosas van para largo cuando no se toman en serio. Si el interés por hacer el parque es el mismo que en este mandato quedará para el próximo, y así sucesivamente”, comentaban, mientras exigían también la recuperación del emblemático molino de A Gramela. En noviembre, sin ir más lejos, se propuso un diseño que solo planteaba adaptar 14.000 de los 32.000 metros cuadrados como zona verde. El resto era para espacios libres y construcción de viviendas. Ricardo Seixo, presidente de la organización vecinal por aquel entonces, informaba que ni siquiera la utilización de la totalidad del terreno para zonas verdes cumpliría la recomendación de Naciones Unidas sobre la superficie de zonas verdes en relación con su población.

Ahora la asociación de vecinos tiene a María Gutiérrez como nueva cabeza visible, y continúa con las movilizaciones para reclamar el tan ansiado Parque. Visto lo visto, no parece que les quede poca lucha.