¿Acecha el escándalo a Vox? Ya son varias las voces a nivel nacional que se quejan de componendas a la hora de confeccionar las candidaturas en el partido de ultraderecha. Tampoco nadie avisó de que se trata de una formación demócrata y transparente. Las quejas han llegado a Galicia, donde la elección de la candidata a la alcaldía de Ourense ha generado dimisiones en la gestora del partido, o en A Coruña, donde ya se apunta que empiezan a circular grabaciones en las que varios miembros del partido reconocerían haber falsificado firmas de personas que integran las listas. Esas grabaciones empiezan a ser vox populi.

Justo en A Coruña las presiones internas han acabado por remover cimientos porque una de las candidatas que iba en lo que en el partido esperan como puesto de salida para estar en María Pita ha tenido que ceder su plaza.

Siempre según una de esas grabaciones que algunas fuentes aseguran que ya han escuchado varios oyentes, un fontanero del partido reconoce que conformó la lista en A Coruña a base de currículums, sin conocer a las personas elegidas. Y en el momento de la verdad presionó a aquellos a los que había prometido un buen puesto y dejó claro que, si no salía adelante una lista en A Coruña, Santiago Abascal cortaría cabezas.

Varios miembros de la precaria estructura coruñesa de Vox ya habrían expresado su temor a que algunas de los que han caído a puestos de retaguardia en las listas acaben denunciando que la firma con la que se presentó su candidatura fue presuntamente falsificada.