«No estamos a favor de una ampliación que solo tendría un efecto llamada», argumentaba Inés Rey sobre su intención de paralizar la ampliación de Alfonso Molina en caso de salir elegida. Una idea como mínimo respetable, pero lejos de cualquier beneficio para la principal vía de salida y entrada de A Coruña, objeto ahora mismo de atascos quilométricos al mínimo percance. Dicho con otras palabras: un aporte nulo a la movilidad. Es por eso que la nueva ocurrencia de la candidata socialista a la alcaldía sorprende a propios y extraños.

Inés Rey quiere ahora mejorar la movilidad, pero solo en A Grela. La irregular vencedora de las primarias socialistas coruñesas lo anunció en una reunión con su Asociación de Empresarios: «Los vecinos vienen a A Grela a comprar y a disfrutar de su ocio, por lo que se ha convertido en un barrio más. Debemos solucionar su problema de la mano del Plan de Movilidad que pretendemos poner en marcha en toda la ciudad». ¿No es eso un efecto llamada? ¿Cómo lo quiere hacer, pues? Se trata de, palabras textuales, «mejorar las líneas de transporte urbano», «crear sendas peatonales seguras» y «mejorar la seguridad vial». Y por fin, por último, «dotar al polígono de un aparcamiento en superficie que dé cabida a los usuarios que, finalmente, opten por el vehículo privado».

Por si parecía que se había olvidado de ellos nuevamente, tal y como ocurre en su plan de Alfonso Molina. Que ningún usuario de automóvil propio se emocione, porque la intención de Rey no le pone en su pico de prioridades: «Las líneas de autobús deben dar servicio al polígono en horas y frecuencias que sirvan para frenar la llegada de vehículos privados, hay que reestructurarlas para que sean efectivas».

No faltaron en la reunión las habituales críticas de la socialista a la Marea Atlántica: «En cuatro años, la Marea no ha sido capaz de abordar este tema, ni ha sabido consensuar medidas con los empresarios. Una vez más, la falta de gestión y de diálogo definen al gobierno de Ferreiro». Inés hace ver que se lleva bien con los empresarios, pero a ver cómo le sale lo de hacer migas con los ciudadanos que visitan Alfonso Molina un poco más que A Grela.