Después de años tapado, Jesús Martínez Loira afronta hoy la primera rueda de prensa de su vida para ofrecer las primeras líneas de su proyecto para convertirse en presidente del Deportivo, sin duda una extraña situación para alguien acostumbrado a estar entre bambalinas. Ahí siempre se hizo fuerte este funcionario de la Diputación Coruñesa nacido en la península de O Morrazo. Allí, frente a Vigo, vio su primera luz el candidato a la presidencia del Deportivo. Quienes le tratan aluden a una inteligencia preclara para ejercer de funambulista.

Habitual en bastantes desplazamientos en la expedición del equipo, Martínez Loira anunció este martes a través de un comunicado que se desvinculó el día anterior del club “como asesor de proyectos estratégicos”. No está probado que guarde vínculo con el candidato, pero una sociedad denominada Percap es habitual en la facturación al club por servicios profesionales de ese tipo. Lo que sí está cotejado es que Martínez Loira disponía de un correo electrónico corporativo a través del que se despidió de los trabajadores del club. Ya en público explicó que había pedido un permiso de un mes en la Diputación, con la que cobra un plus por dedicación exclusiva, para volcarse en un proyecto “que lo merece todo”. 

Martínez Loira mantiene un vínculo con el club blanquiazul desde que entabló relación con Augusto César Lendoiro en la Diputación de A Coruña. Con el expresidente del Deportivo ascendió a Jefe de la Sección de Organización e Innovación Tecnológica del ente provincial y ya no perdieron el contacto. 

El nombramiento en el palacio provincial, según explicó en su día La Voz de Galicia, se produjo apenas cinco días después de que fundase Iris Servicios y Sistemas Interactivos, una empresa de la que el Deportivo anunció su compra el 27 de enero de 2000 por un precio no revelado. El club informó de ese hecho a través de su flamante página web, que llevaba cinco meses en funcionamiento tras ser puesta en marcha por la compañía fundada por Martínez Loira, que en apenas unas semanas después de iniciar su actividad fue capaz de diseñar, desarrollar y asumir el mantenimiento de ese canal de comunicación.

El Deportivo explicó aquella operación como una decisión para “reforzar de manera decisiva su apuesta por Internet y las nuevas tecnologías”. Martínez Loira dejó entonces su cargo como administrador de la empresa, pero continuó manteniendo relación con el club durante seis años más hasta que decidió romper, al menos aparentemente, ese vínculo. El ahora candidato a presidente nunca abandonó el emprendimiento. Fundó otra empresa informática, Igalux Innova, que se convirtió en accionista de Adhesión Mercantil Coruñesa, una firma dirigida por un hijo de Lendoiro y por uno de los más estrechos colaboradores del expresidente. Igalux Innova era a su vez accionista de Lambdastream SL, firma que proveía de servicios audiovisuales al Deportivo.

Con más o menos intensidad, Martínez Loira siempre estuvo cerca de la Plaza de Pontevedra. También cultivó amistad con Tino Fernández, que durante años colaboró con el club a través de puntuales aportaciones económicas, y al que trataba también desde su puesto de responsabilidad en la Diputación, donde no goza de excesiva popularidad por algún episodio judicial que no acabó de convencer a bastantes trabajadores y sindicatos.

Martínez Loira jugó un destacado papel en el aterrizaje de Tino Fernández en el Deportivo, que valoró su conocimiento del terreno y su destreza para moverse en situaciones complicadas. De hecho el candidato jamás perdió el contacto durante todos estos años con Lendoiro y ejerció de puente fundamental para suavizar las relaciones entre el veterano exmandatario deportivista y el club, situación que se visualizó durante la presentación del Informe Robinson dedicado al equipo que estuvo a punto de ganar la Liga hace 25 años y un poco antes en una charla que ofreció Tebas en un hotel en Matogrande.

Sin cargo ni nómina en el club, pero sí habitual en bastantes desplazamientos en la expedición del equipo, Martínez Loira en todo caso sigue en contacto con el Deportivo incluso ahora: según la Memoria publicada por la Liga de Fútbol Profesional, su pareja ejerce en el club como responsable de protocolo y el community manager es hermano suyo.