No hace mucho que la imputada Claudia Delso, «miembra» del equipo de desgobierno de la Marea Atlántica, soltaba propaganda a favor de su partido con un disfraz de información de servicio sobre el amago de concurso de ideas para la fachada marítima, a pesar de que el tercer punto del artículo 50 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral lo prohibiera de forma bastante manifiesta: «Queda prohibido realizar cualquier acto de inauguración de obras o servicios públicos o proyectos de éstos, cualquiera que sea la denominación utilizada, sin perjuicio de que dichas obras o servicios puedan entrar en funcionamiento en dicho período». Lo hizo igual, y parece que la casta mareante sigue sin aprender de leyes. El partido de Xulio Ferreiro y compañía publicó ahora un vídeo en su cuenta oficial de Twitter anunciando la cantidad de cosas que se habían hecho gracias a su idea de los presupuestos participativos, reactivada a solo un mes de las elecciones municipales por Dios sabe qué.


Por otro lado no deja de ser curioso, porque si algo no caracteriza al actual Gobierno local es la ejecución de lo que entonces fueron promesas. También lo es que un resultado poco conveniente en los comicios podría dejar totalmente sin efecto esta nueva edición de los presupuestos participativos, pero de alguna manera hay que moverse cuando falta tan poco para la fecha electoral. Por no poder, los ciudadanos ni siquiera podrían votar los proyectos propuestos (con límite hasta el 21 de mayo) porque el período para hacerlo es una vez pasado el verano.

Cualquiera que no conozca las entrañas de los presupuestos participativos pensará que esta posible luz roja a la votación puede perjudicar a una cantidad abismal de coruñeses y coruñesas, pero los hechos dicen que hasta el momento pocas veces se han superado los 2.000 participantes de una ciudad de bastantes más habitantes. Además, muchas de las propuestas presentadas en los participativos de años anteriores continúan sin llevarse a cabo. Típico modus operandi de los actuales gobernantes locales.