¿Se merece el Real Club Deportivo de La Coruña un candidato a la presidencia que mienta a los accionistas antes incluso de formalizar su directiva? Si la respuesta es no y usted es accionista del club, debería pensar si Jesús Martínez Loira es merecedor de su confianza después de que quede en evidencia que su relación con el Deportivo está basada más en los emolumentos que percibe que en el sincero amor a los colores blanquiazules, algo que sería especialmente llamativo si se tiene en cuenta su origen en la localidad de Cangas, una de las cunas del celtismo.

En su puesta de largo, semioficial estuvo solo, apenas acompañado por un par de amigos de conspiración como Pablo Barallobre, que ya reniega tras saber que el primer consejero anunciado es Juan Vázquez, el presidente del Victoria, y Rafael Martín Acero, en representación supuestamente de las familias tinista y lendoirista, respectivamente, Martínez Loira fue especialmente cuidadoso para no explicitar la cuestión clave: ¿Vulneró su dedicación exclusiva en la Diputación de A Coruña, por la que cobra un plus anual, para percibir una retribución económica del Deportivo?

La respuesta es un rotundo sí. Documentación en poder de GALICIA TOP SECRET acredita que Jesús Martínez Loira fue retribuido como cualquier otro colaborador de la entidad blanquiazul. Sus emolumentos proceden no solo de las nóminas que perciben su pareja y su hermano por distintas responsabilidades en el club. El propio Loira tenía asignado un salario por su condición de «asesor de proyectos especiales», una especie de chico para todo de Tino Fernández, sobre todo cuando había algún trabajo de fontanería por resolver. Según la documentación analizada, durante al menos los últimos años, una empresa de asesores, Percap, facturaba al Dépor los emolumentos de Martínez Loira, como bien recogen algunos periódicos locales como La Voz de Galicia en su edición de este viernes.

Así, a pesar de que algunos de los altavoces mediáticos y opinadores interesados se esfuercen por decir que el ahora candidato nunca cobró del Deportivo, eso es falso. Y Jesús Martínez o es un mentiroso que quiere hacer valer una fake new o debe aclarar esa relación contractual y arriesgarse a una posible sanción de la Diputación por vulnerar las condiciones de su contrato.

El lucro de Martínez Loira a costa del Deportivo no empezó con Tino Fernández. Sus primeros dineros contantes y sonantes, no en salario emocional, que diría el presidente saliente, llegaron bajo el mando de Augusto César Lendoiro, con el que contactó en la Diputación y para el que también realizó variados trabajos especiales.

La venta de la empresa informática con la que se montó la web del club y las relaciones accionariales con la firma que gestionana el Playa Club, así como otros intereses personales con los hijos de Lendoiro acreditan esa relación especial basada siempre en la querencia por la pasta.

Dentro de la plaza de Pontevedra se habla además de posibles y oscuros manejos inmobiliarios que han desplazado incluso al mismísimo Barritos de una de sus fuentes de ingresos, así como algunas extrañas facturas de los servicios médicos del Dépor, aunque eso dará para nuevos capítulos informativos en cuanto logremos las pruebas acreditativas de todo ello, que entendemos son de interés para los miles de accionistas que tendrán que votar, o delegar su voto, el próximo 28 de mayo.

De momento, Martínez Loira se ha tirado a una piscina en la que parece que no hay mucha agua, es decir apoyos. Habrá que ver cómo sale de esta aventura.