De sobra son conocidos todos los problemas derivados del carril bici de Daniel Díaz Grandío, soñador de una A Coruña convertida en «la capital ciclista de Galicia». Es más que un hecho el desastre general que han supuesto sus obras en lo que a movilidad se refiere, y ni siquiera el factor seguridad se convierte en un elemento salvable. Para fortuna de todos, Xulio Ferreiro considera que este último es «aceptable». Le vale, como un cinco raspado al mal estudiante. El todavía alcalde de la ciudad manifestó esta absurda conformidad en un encuentro con estudiantes de Derecho, que sorpresivamente le dijeron de todo menos bonito al responsable de María Pita en lo que al carril bici se refiere.

Ferreiro, como no podía ser de otra manera, se justificó. El candidato de la Marea Atlántica al sillón consistorial puntualizó que no es lo mismo «empezar un carril bici de cero» que «modificar uno ya hecho», caso correspondiente al de A Coruña. Excusas que no falten. En una intervención posterior que se puede considerar prácticamente un milagro, el cabeza de lista de la organización mareante admitió que el carril de su amigo Grandío a lo mejor no es tan bueno si en algunos tramos resulta obligatorio invadir la acera o pasarse a la calzada para poder continuar.

Estos numerosos fallos son denunciados por estudiantes, no estudiantes y sobre todo por varios de los propios usuarios de bicicleta. Desde Crunia, una de las asociaciones ciclistas más importantes de A Coruña, no dan crédito a alguna de las medidas implantadas: «Los nuevos tramos de carril bici están construidos de una forma realmente defectuosa. Invaden las plataformas del bus y las aceras. Las intersecciones tampoco están bien señalizadas, y el carril en general incumple la regla 8-80». Esta directriz indica que una infraestructura así debe estar perfectamente adaptada para públicos de todas las edades, algo que como bien dicen desde Crunia no ocurre en la ciudad herculina. La asociación también le pide a Ferreiro que, en caso de resultar reelegido como alcalde, nombre a un nuevo encargado de Movilidad Sostenible. Que tengan suerte.