Está muy bien eso de proteger a los animales, pero menos lo está aplicar medidas a su favor que ya implantarán órganos administrativos superiores. Y mucho menos sacar pecho por ello. Es el caso de la Marea Atlántica y Xulio Ferreiro, candidato a repetir la alcaldía de A Coruña, que en su campaña «Xulio 2019» han decidido publicar una serie de propuestas relacionadas con los animales. Una de ellas, literalmente, dice esto: «A necesidade de seguir modernizando e ampliando o Centro Municipal de Acollida de Animais, co compromiso de sacrificio cero, e creando unha rede de vivendas de acollida temporal, así como unha estratexia de sensibilización cidadá contra o abandono». Está bien lo del sacrificio cero, pero al equipo de comunicación del señor Ferreiro y al propio Ferreiro se le olvidaron comentar que dicha medida ya adquirirá carácter autonómico dentro de un mes.

El todavía alcalde, que tiene el objetivo de repetir mandato, también sacó pecho nombrando todo lo que había hecho su equipo de gobierno en cuanto a política animal: «O goberno da Marea Atlántica foi, de todos os que pasaron polo Pazo de María Pita, o que máis se preocupou de favorecer o benestar animal». Otra cosa es el bienestar de los humanos de A Coruña, que ya no es tan importante ni tan socialmente aceptado.

El punto cómico del asunto lo puso Ferreiro al protagonizar una defensa cogida con pinzas de su gestión referente a la limpieza y recogida de basuras: «Durante anos, os distintos executivos municipais, as persoas que agora repiten o mantra de que Coruña non está limpa, miraron para outro lado. Algo que, por exemplo, fixo que esta cidade contase con colonias felinas nas rúas que non estaban controladas e que podían xerar focos de suciedade e infeccións”. En resumen, los que deciden quejarse de la acumulación de basuras en los contenedores de la ciudad no pueden hacerlo porque no hicieron nosequé con los gatos. Digno de guion de los Marx.