Ya es mala suerte que el aniversario del conflicto de la Marea Atlántica con el colectivo de A Insumisa coincida a escasos tres días de las elecciones municipales. No ha tenido mucha fortuna Ferreiro en ese sentido, candidato a la reelección que ahora debe ver cómo varios de los carteles de campaña esparcidos por la ciudad cuentan con mensajes críticos a la gestión de aquel desalojo. Leyendas como «vótame, multamos manteiros», «vótame, teño pelotas (de goma)» o «reprimimos movementos sociais» copan ahora varios de los papeles, que también han mostrado un cuanto menos ingenioso rebautizo de su partido: «Malleira Atlántica», en referencia a las cargas policiales que tuvieron lugar el 23 de mayo de 2018 en la sede de la Comandancia de Obras.

No es la primera vez que A Coruña se llena de pintadas relacionadas con este asunto, con mensajes como «A Insumisa será a tumba da Marea», «a Marea manda os seus principios á porra (extensible)» y similares. En este nuevo catálogo tampoco faltaron imágenes varias de las escenas de violencia ocurridas aquel 23 de mayo, así que el surtido de ataques a Xulio y la «Malleira» no fue precisamente suave. Un buen homenaje a lo que permitieron aquel día. Desde el colectivo no olvidan a quien en su día aseguró ser el candidato del pueblo llano, miembro de un Gobierno con gente que también formó parte del movimiento.

Hace un año que Policía Local y okupas protagonizaron dos cargas que acabaron con decenas de heridos, varios de ellos necesitados de atención hospitalaria, tras la finalización del plazo otorgado a A Insumisa para abandonar la Comandancia de Obras. El conflicto acabó con varias escenas de violencia, y la Marea Atlántica publicó un comunicado estilo «no pudimos hacer nada, lo sentimos» para lavarse las manos: «Hoxe é un día escuro porque hai persoas feridas polas que nos preocupamos, e porque falou a forza, cousa que ningúen quería, e non o diálogo que buscamos dende o inicio de todo este proceso». El inicio del proceso que menciona dicho comunicado, por cierto, tuvo lugar tan solo un mes antes de los lamentables hechos a pesar de tratarse de un edificio okupado desde hacía bastante más tiempo. Todo a prisas.

La Marea Atlántica, sea como sea, continúa pagando las consecuencias de aquello. No creemos que les preocupe en demasía, solo porque quienes en su día pertenecieron a A Insumisa y les votaron ya no lo harán. Esa sí que es una gran derrota.