Imagínense los despachos de la Marea Atlántica llenos de gente pensando y haciendo brainstorming, eso que está tan de moda en los grupos modernos de trabajo. Era urgente hallar una forma de tapar el hecho de que Claudia Delso, concejala de Participación durante el mandato y actual número seis de la lista de Ferreiro para la reelección, tuviera que declarar ante una jueza literalmente dos días antes de la celebración de las elecciones municipales. La razón: la cesión de la antigua cárcel a Proxecto Cárcere, organización ligada a varios de los miembros de Marea. Citó como imputada (ahora se denomina investigada) por un posible caso de prevaricación, pero no fue sola al juzgado.

A la organización de la nueva política, que ha acabado su mandato de esta forma tan ilustrativa, le salió en claro una gran idea tras varias de esas reuniones desesperadas: convertir la visita de Delso al juez en un acto de campaña más. Así que los que hace cuatro años censuraban y criticaban a todo el que estuviese imputado aplauden ahora a quien está en esa situación. Es una cuestión de color político. Todo mientras Delso confirmaba ante el juez que dos de los redactores de las bases de la cesión eran miembros de Gobierno con pasado en Proxecto Cárcere.

A su lado se concentraron más de cincuenta personas, entre las que se incluían varios de sus compañeros concejales. María García, Xiao Varela, Xosé Manuel Sande o Daniel Díaz Grandío (el del sueño húmedo de convertir A Coruña en la capital ciclista de Galicia) estuvieron ahí en todo momento, apoyando los «teño a conciencia tranquila» continuos de Delso. Un grito se hizo casi unánime: «Nós non roubamos». También estaba ahí para fotografiarlo el vigués Iago Martínez, que incluso se animó a lanzar un hashtag (#EuConClaudia). Xulio no fue.

Delso compareció más de dos horas ante la jueza, pero en la visita al juzgado no faltaron las críticas de turno a los verdaderos culpables de la acusación de prevaricación: el Partido Popular, como no podía ser de otra manera. Todos los allí presentes cargaron contra la organización de Beatriz Mato «por demorar tanto el día de la declaración»: «Buscaron en todo momento acercar a miña declaración ás eleccións», comentó Delso, que pretendía celebrar su declaración una vez pasadas las elecciones. Tapando hasta el último momento. Como si el PP decidiese cuando declaran los imputados.