Hay más jefes que indios, pero aún así los nuevos dueños de Ferroatlántica han decidido que sea Ithaka Partners la empresa que gestione una de las compañías tractoras de le economía de A Costa da Morte, un emblema maltratado en los últimos años. TPG Sixth Street Partners,el fondo de inversión americano que controla ahora Ferroatlántica después de que Villar Mir decidiese hacer caja y embolsarse un dineral, 170 millones de euros.

Se da ahora la paradoja y el despropósito de que Ithaka, una empresa con dos empleados, dirigirá una compañía de 400 trabajadores. Siempre si la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y la Xunta autoriza una operación que supone el traspaso de diez plantas hidroeléctricas con una potencia de generación de 167 megavatios (MW) y de la fábrica de ferroaleaciones Cee-Dumbría, activos todo ellos ubicados en Galicia.

Ithaka dispone de más consejeros y asesores que trabajadores. Varios de esos directivos con pasado en FCC. La empresa gasta quince veces más en pagar a sus consejeros que a sus trabajadores, pero aún así cierra cada ejercicio con sustanciosos beneficios.

Los trabajadores de Ferroatlántica en Cee-Dumbría (A Coruña) acordaron, en asamblea, pedir una reunión a los responsables para España del fondo TPG, que no tiene delegación en la península ibérica. La plantilla está harta de las maniobras de Villar Mir, mientras el conselleiro de Economía, Emprego e Industria, Francisco Conde, apeló este miércoles a que Ferroglobe asuma “sus compromisos con Galicia”. Conde indicó que en la Xunta no disponen de “ningún tipo de información adicional” de la operación ni por parte de Ferroglobe ni de los “potenciales compradores”, y que, por tanto, “estamos a la expectativa”.

El conselleiro apeló a que Ferroglobe asuma “sus compromisos con Galicia”, y en este sentido recalcó que tiene “una oportunidad de ratificar estos compromisos que durante todos estos años permitió desarrollar una actividad industrial muy importante, no solo en Cee-Dumbría, sino también en Sabón”.

“Esperamos que haya esa respuesta de responsabilidad por parte de Ferroglobe y que el comprador asuma todas las exigencias que marcan las concesiones, que asuma el compromiso que siempre tuvo el plan industrial para que Cee-Dumbría siga apostando por el desarrollo industrial”, ha remarcado.

Conde subrayó que la Xunta “va a mantener su posición, garantizando el cumplimiento de las concesiones, y al mismo tiempo el objetivo de mantener la actividad industrial y el impulso al empleo en las plantas de Cee-Dumbría y Sabón”.