«Hemos visto a un partido socialista ajeno a toda ética y que se ha movido con el único objetivo de hacerse con las alcaldías que no les dieron los votos”. Diego Calvo, presidente del Partido Popular en la provincia de A Coruña fue así de taxativo al referirse a lo sucedido en Santa Comba, en donde el PSOE apoyó la candidatura del único concejal de CxG con el único objetivo de que el PP, la lista más votada en las últimas elecciones, no revalidara la alcaldía.

“Se les llenó la boca acusándonos de que íbamos a aceptar un gobierno deslegítimo en Vimianzo y han sido ellos los que han demostrado una falta de respeto total por los votantes”, apuntó Calvo, en alusión a que el PSOE de Vimianzo hizo pública la supuesta intención del Partido Popular de gobernar con el apoyo de los independientes cuando en ningún momento estuvo esa opción sobre la mesa.

En este mismo sentido se refirió al caso del municipio de A Baña, en donde el PSOE gobernará con cuatro ediles de una corporación de once al ser apoyados por los dos concejales de CxG, lo que demuestra una vez más que “poco les han importado los votos de los vecinos, que apoyaron mayoritariamente al PP”. 

El pacto de Ciudadanos con los nacionalistas

También tuvo el presidente provincial palabras críticas para Ciudadanos por su actitud en Malpica, en donde pactaron con los nacionalistas del BNG para evitar que el Partido Popular, de nuevo la lista más votada el pasado 26 de mayo, accediera a la alcaldía. “Es claro y notorio lo que Ciudadanos ha perjudicado al PP en la provincia de A Coruña, y ahora es claro y notorio que Ciudadanos quiere seguir perjudicando al PP evitando, si puede, que gobernemos en los lugares donde los ciudadanos así lo han decidido”, censuró Calvo. 

Por otra parte, Calvo se felicitó por las alcaldías obtenidos en los concellos de Fene, Coristanco, Muros, Ribeira, Trazo, Noia y Val do Dubra. En este último caso, aludió a la buena noticia que supone que se hayan unido las tres fuerzas de centro derecha para devolver la estabilidad al municipio.